Redes sociales

Con la tecnología de Blogger.

Sobre el blog

Aquí podrás encontrar curiosidades y orígenes de
muchas cosas que desconoces también encontraras acertijos , leyes curiosas ,absurdas y mas cosas

online

Los mayores traidores de la historia

Dante Alighieri ubica a los traidores en el último círculo del infierno ya que considera a la traición como el peor pecado de todos. La razón es que, a diferencia de otro tipo de crímenes, para traicionar primero hay que ganarse la confianza y el afecto de la víctima. Para Nicolás de Maquiavelo, sin embargo, la traición era una parte fundamental de la política y quien no estuviera dispuesto a asumirlo nada tenía qué hacer en los lugares de poder. En esta gentrada te muestros algunos de los peores traidores que con sus acciones hundieron a sus seres más cercanos

1 Judas Iscariote
Para los cristianos, su nombre es sinónimo de traición ya que entregó a Jesús a sus captores a cambio de treinta monedas de plata. Desde entonces, la cultura popular le rinde “homenaje” tanto en carnavales como en fiestas navideñas quemando imágenes suyas o representando su suicidio por ahorcamiento. Para variar, Jorge Luis Borges ofrece una relectura de su figura y, por ende, de toda la cultura occidental: si Jesús debía morir para expiar los pecados de los hombres, aquel que lo condujo a su muerte no fue un traidor sino el mejor discípulo.

2 Marco Junio Brutus
“¡Tú también, Brutus!” fue la frase con que el emperador romano Julio César se despidió del mundo. En mitad de la emboscada que los senadores romanos les habían preparado, cuando los cuchillos le quitaban la vida, César lamentó la presencia de su hijo Marco Junio Brutus entre los conspiradores. Para Dante Alighieri, este parricida representaba la traición a la familia y a la patria, por lo que lo ubicó en el último círculo del infierno para que recibiera los castigos del mismísimo señor de las tinieblas.

3 Napoleón Bonaparte
A través del tratado de Fontainblue de 1808, España permitió el pasaje del ejército napoleónico a través de su territorio para que Bonaparte pudiera combatir contra Portugal, país aliado de Inglaterra. Sin embargo, una vez conquistado el suelo portugués, Napoleón decidió que España formaba parte de su botín y traicionó a la corona española deponiéndola y nombrando en su lugar a su caricaturesco hermano, José Bonaparte o, como se lo conocía en esa época: Pepe Botella.

4 La Malinche
Desde el momento en que esta bella y astuta mujer unió fuerzas con el conquistador Hernán Cortés, el destino del imperio Azteca quedó sellado. Su amplio conocimiento de los puntos débiles de emperador Moctezuma y su colaboración como traductora fueron fundamentales para lograr las alianzas que llevaron a los españoles a la victoria. Como ocurre con los traidores que cambian el rumbo de un Estado, para algunos esta mujer entregó los destinos de su patria al poder extranjero y las consecuencias de su terrible traición llegan hasta hoy. No obstante, para otros, "La Malinche" simplemente fue una de las tantas personas que esperaban una oportunidad para sublevarse contra un sistema que consideraban injusto.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

En el 1er caso, el de Judas Iscariote, no concuerdo con Jorge L. Borges, ya que Dios aclara en su palabra todas las cosas, como por ejemplo en la parte que dice que hay utensillos para la honra y otros para la deshonra. Sólo Dios sabe la profundidad, gravedad o el valor de lo que hizo Judas. Y en las manos de él esta. Dios es el único que conoce los corazones, por lo tanto el único que sabe con que intención Judas lo hizo. Y yo dudo de que lo hiciera para que se cumpliera la palabra, simplemente por lo que se ve, fue un utensillo para la deshonra, aunque de esta manera "ayudara", a los planes de Dios

Publicar un comentario